Dar órdenes

1. Llamar por su nombre al niño/a cuando está cerca, mirarle a los ojos y en tono suave darle una orden o hacerle una petición.

2. Emitir instrucciones claras y precisas, para que el niño/a sepa bien qué es que lo que hay que hacer, coherentes entre los padres y consistentes en el tiempo.

3. Utilizar frases cortas, sin sermonear, sin gritar.

4. Dar instrucciones de una en una, más bien pocas y que no se contradigan.

5. Eludir el contacto físico cuando se formulan peticiones.

6. Asegurarse de que la orden la ha entendido y se ha enterado.

La actuación de los padres y de las madres supone superar las dificultades de la vida cotidiana con naturalidad y armonía, sin dramatismos, con buenos modelos de conducta familiar, con exigencia pero con cariño. Además es positivo recurrir al sentido del humor, fomentar las relaciones familiares y sociales. Buscar espacios para disfrutar, hacer deporte o bien otras actividades.

Normas en casa

Una forma de que los niños/as realicen conductas adaptativas, es reforzando éstas (con un elogio, un beso …) leer, hacer un bizcocho, recoger su habitación… El niño/a debe tener las normas por escrito, y colocadas en lugar visible.

Por ejemplo:

• Comenzar los deberes a las cuatro y media de la tarde

• Preparar la mochila para el día siguiente.

 • Recoger la habitación antes de acostarse

• Hacer la cama por la mañana.

 • Poner la mesa los días impares.

• Recoger las cartas en el buzón de lunes a viernes antes de las siete de la tarde.

• Realizar la merienda y tomarla.

Deja un comentario