VISTA: Busque algo en la habitación (o también a alguien) que pueda ayudarle a recordarle que está usted en el presente. Por ejemplo: una prenda de vestir que esté llevando y que le guste, un color, forma o textura particular, un cuadro en la pared, un pequeño objeto, un libro. Dígase en voz alta el nombre del objeto.

SONIDO: Sírvase de los sonidos de su alrededor para ayudarse a concentrarse en el aquí y ahora. Por ejemplo, escuche los ruidos cotidianos de su alrededor: el ruido del aire acondicionado o del frigorífico en marcha, personas que hablan, puertas que se abren o se cierran, los sonidos del tráfico, el canto de los pájaros, el aire del ventilador. Puede recordarse a sí mismo: “Estos son los sonidos de la vida normal a mi alrededor. Estoy a salvo. Estoy aquí”.

GUSTO: Lleve consigo un comestible que tenga un gusto agradable y fuerte. Por ejemplo, unas pastillas de menta, caramelos duros o chicle, alguna fruta como un plátano o una naranja. Si se siente desenraizado del presente, lléveselo a la boca y concéntrese en el gusto y la sensación en el paladar para facilitarse el estar más aquí o ahora.

OLFATO: Lleve consigo algo pequeño que tenga un olor agradable y fuerte. Por ejemplo, su crema de manos, su perfume favorito, una loción para después del afeitado, o también una fruta con aroma como una naranja. Cuando empiece a sentirse en Babia o que de algún modo no esté presente, un olor agradable constituye un poderoso recordatorio del presente.

Deja un comentario